¡No Te Vayas Papa! ¡no me dejes!, le decía su Hijo...pero Tenía que hacerlo, el final es para Llorar

¡No Te Vayas Papa! ¡no me dejes!, le decía su Hijo...pero Tenía que hacerlo, el final es para Llorar[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]no te vayas papá no me dejes le decía a su hijo pero tenía que hacerlo el final es para llorar cuando era pequeño creo que a duras penas puedo recordarlo solía subir al techo de nuestra casa allí me entretenía en las cosas que durante mucho tiempo la gente que pasaba había tirado mi casa tenía un aspecto como de estar abandonada a pesar que en navidad y en año nuevo papá y yo la arreglamos y la pinta vamos pero qué podría hacer mi casa quedaba en el camino justo volteando una de las calles de ida hacia el centro de la ciudad allí encontraba cosas como chapitas de gaseosa pedazos de juguetes rotos muchas cáscaras de frutas secas y muchas otras cosas con las cuales me entretenía luego de que mi padre me dejara solo en casa yo había aprendido a sobrevivir sin él la vecina olguita una mujer seria y de buen corazón piel quemada por el sol pues se dedicaba a vender golosinas en los semáforos solía pasar por las mañanas me traía desayuno mi padre un conductor de combi tenía que salir a las para poder tomar el turno de manejo hasta las seis de la tarde ser un chófer no era un trabajo fácil doña olguita llegaba y me gritaba de abajo along along baja que te traje el desayuno baja que me tengo que ir hijo enseguida rompí a mi concentración y de dos brincos ya estaba en el suelo firme frente a ella me tomaba el rostro y me llenaba de besos casi estaba tentado a decirle mamá aunque sabía que la mía se había ido a otro país a mis cuatro años se entendía mucho más de la vida que cualquier otro niño de mi edad se suponía que ella se había ido a chile a trabajar pues muchas cosas se habían puesto difíciles con la entrada de un nuevo gobernante en el país pero ya tenía más de dos años y ella no regresaba papá me dijo que ella ya no iba a volver porque ella tenía el corazón tan duro como para dejarme tan pequeño y rehacer su vida a menudo me preguntaba mi padre fríamente me lo había dicho y de esa forma porque yo mucho la extrañaba ella hasta tenía otro hijo allá de vez en cuando recibía cartas de ella de vez en cuando ella me llamaba sin embargo en mi corazón se había anidado un resentimiento que por más que yo intentaba olvidarlo no podía de vez en cuando recibí a mi padre dinero de parte de ella aunque quizá él me mentía yo entendí simplemente que los adultos a veces cuando encuentran algo mejor intentan solucionar su vida pasada mandando dinero desde ese tiempo tenía un enorme agujero en el corazón no entendía bien las cosas o quizás no quería entenderlas mamá simplemente decidió hacer su vida tapando el sol con un dedo tapando miami porque mi realidad no cambiaba en las noches para para surtir a la lámpara con kerosene lo regulaba y cenábamos juntos a la luz de ella doña olguita se iba cuando él llegaba pues que ella trabajaba hasta como las cuatro de la tarde y llegaba a cuidarme hasta la hora que llegaba mi papa leche y pan de manteca era lo que necesitábamos para ser felices o al menos eso era lo que yo creía había logrado superar la idea de que mi madre se había ido de mi vida para empezar la suya lejos de mí yo jamás imaginé que pronto una tristeza aún más grande me sobre vendría a mi corta edad mirar desde el techo de mi casa era lo mejor que podía hacer digo tenía una vista amplia de lo que era mi barrio estar en toda una curva del camino era el gran entretenimiento de mi vida tenía mi vecina que vivía al lado peleando con su esposo y al principio me ponía nervioso los gritos pero luego me decía no es de mi incumbencia y lo que a ellos les pase no me afectaría en nada ya falta poco para terminar de construir la casa y quieres gastar los ahorros decía la mujer había cumplido seis años y la vida para mí aún era un juego escupirle a la gente que pasaba por debajo de mi alero era realmente entretenido siempre miraba hacia arriba y yo no aparecía por ningún lado en muchas ocasiones ellos habían creído que estaba a punto de llover otros que un pájaro les había dejado caer su excremento me dolía la barriga pues no podía soltar la carcajada así suelta mente otra cosa que hacía era devolverle la basura que tiraban las personas que pasaban tiraban una cáscara de plátano y yo se las devolvía al instante sobre sus cabezas que podrían decir que me podrían reclamar al verme sólo atinaban a acelerar el paso los días de escuela empezaron para mí pero yo jamás perdía mi rutina de subir al techo confieso que ya pesaba aún más y las maderas también crujían aún más papá llegaba de noche y encontraba que yo había pisado en falso y había descolgado una viga eso me empezó a entristecer decidí no darle más trabajo ahora tan solo me ponía en el alero la diversión se había reducido pero que se podría hacer el tiempo no se detenía pero para cuando cumplir los siete años algo empezó a inquietar el corazón de la gente una crisis de trabajo y de dinero había llegado a nuestra ciudad papá a veces solía esconderse del casero que venía a cobrar lo que había sacado durante el mes en su bodega el dile que no estoy se convirtió para mí en un lema cada vez que tocaban fuertemente la vieja puerta de nuestra casa mi padre salía a escondidas y volvía de igual forma doña olguita lo ayudo hasta donde pudo pues su marido un herrero también se vio afectado por la crisis una noche no podía dormir presentía que algo no andaba bien papá me había hablado tan bonito ese día sobre nuestros sueños nuestras metas y mis estudios el que yo iba a ir a la universidad por ejemplo pase lo que pase me lo había dicho me besó en la frente pero sentí algo familiar algo me hacía recordar a un tiempo nostálgico era acaso una despedida pensaba me inquietó corazón palpitaba sin que yo entendiera porque al escuchar la voz de doña guita tan tarde y decidí levantarme tenía a medias en los pies papá ni ella se dieron cuenta que yo me dirigía hacia donde ellos estaban conversando la vieja ventana sin vidrio me dejaba verlos conversar y ver a mi padre envuelto en lágrimas doña olguita lo consolaba le entregó un pequeño sobre con lo que parecía hacer dinero fui a orinar y mientras esto hacía me daba muchas hipótesis de lo que podría estar pasando por momentos detenía mi respiración y hasta también dejaba de orinar mi mente calculó el tiempo y pensé que podría resistir hasta que ellos terminaran de hablar así yo podría descubrir y saber qué había pasado entonces me senté cerca de aquella ventana y por un pequeño momento caí dormido había pasado cuánto tiempo me pregunté al despertar nuevamente entonces vi a mi padre recibir unas maletas ya casi amanecía podía ver el cielo de color azul intenso y los primeros rayos del sol que empezaban a darle color claro me anunciaban que el día estaba por empezar una ligera brisa acariciaba mi rostro en aquel momento doña olguita entonces dijo lo cuidaré bien ve y trabaja duro como lo hacía saca chile es una buena opción y lo sabes no deje ni que las fuerzas volvieran a mi cuerpo ni que el dolor en mi cuerpo por dormir mal en el suelo me detuviese corrí y al verme él quiso ignorar me no te vayas papá no me dejes le supliqué llorando pero él tomó aire y se dio media vuelta y se fue grite con todas mis fuerzas lloré con todas mis fuerzas pero doña olguita me detenía al final resignado cuando aún él estaba a unas cuadras de mi casa por tomar el microbús logré escaparme y le juré que lo dejaría ir pero que me dejara abrazarlo por última vez sólo quería sentirlo nuevamente porque me tenían que abandonar pensaba una lluvia de ideas y pensamientos llegaban a mi cabeza pero respiraba para mantener el control una y otra vez doña olguita rompió a llorar al verme así padre no te olvides de mí por favor te lo suplico no será así me respondía a él mientras sentía su calor acariciaba su cabello recién peinado no re hagas tu vida sin mí por favor no hijo yo te amo y volveré pronto el país se está cayendo a pedazos y no hay futuro con nuestros gobernantes por eso me tengo que ir tan pronto como me ubiqué vendré a buscarte prométeme lo padre te lo prometo por mi vida hijo apenas pueda vender por ti así se despidió mi padre así lloraba desconsoladamente al ver que el único ser que amaba se iba a trabajar en tierras extrañas como él decía es por nuestro bien reafirmaba lo vi subirse al microbús y aun así tratando de hacerse el fuerte pero al sentarse a través del vidrio agachó la cabeza y con la mano en su rostro rompió a llorar doña olguita me tomó de la mano el volverá pronto hijo es por tu bien y realmente todo había sido a tiempo porque en meses el gobernante expropió a muchas empresas y muchos fueron a parar a la calle muchos hombres cabeza de familia quedaron sin empleo el gobierno enviaba bolsas de comida pero no era eso lo que le dolía a la gente le dolía que sus planes y sus metas de vivir y construir un mundo mejor se habían ido a la basura porque sólo eso había por todas partes y por todas las calles sólo basura el tiempo siguió su curso y unos años después un día mientras jugaba fútbol con mis amigos lo vi llegar no puedo describir lo que sentí al verlo nuevamente volviste papá le dije mientras lo abrazaba fuertemente nos bañamos en lágrimas la alegría de verlo pronto llenó el gigantesco agujero que yo había tenido cuando él se había ido una semana después sin que me lo esperara partimos achile lloré un río al despedirme de doña olguita mi madre como yo le decía mamá olguita lo que alguna vez nos hemos tenido que despedir de alguien así saben de lo que hablo ahora estoy acá en un país extraño con diferentes costumbres pero al menos se respira aires de libertad y progreso mensualmente papá le envía dinero a mamá olguita supe que había quedado viuda yo aún me seguía comunicando con ella aunque su voz cada vez sonaba aún más apagada el tiempo ha transcurrido la semana pasada la hemos traído con nosotros ahora la peinó cada día la atiendo como ella una vez lo hizo conmigo mamá olguita pasa sus últimos días a mi lado papá trabaja de operador en el tren eléctrico yo en la universidad he llegado a entender muchas cosas pero sobre todo que mi vida tiene que empezar de nuevo chileno será mi origen pero será mi camino por ahora bien amigas y amigos qué les pareció esta hermosa reflexión sin duda alguna un mensaje inverso se encuentra dentro de ella si logras de encontrarlo házmelo saber aquí abajo en los comentarios yo con mucho gusto te regalaré un corazón y no olvides suscribirte activar la campanita de notificaciones para que recibas más historias como estas en tu celular tablet o de donde quiera que te conectes yo soy tu amigo como siempre carlos mathews y conmigo será hasta un próximo latido de corazón y vida <br><!-- wp:image {"id":1776,"sizeSlug":"large","linkDestination":"none"}-->rn<figure class="wp-block-image size-large"><img class="wp-image-1776" src="https://videoencontexto.com/wp-content/uploads/2021/06/No_Te_Vayas_Papa_no_me_dejes_le_deca_su_Hijopero_Tena_que_hacerlo_el_final_es_pa_DFYd3W3COXE.jpg" alt="¡No Te Vayas Papa! ¡no me dejes!, le decía su Hijo...pero Tenía que hacerlo, el final es para Llorar" /></figure>rn<!-- /wp:image -->[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

¡No Te Vayas Papa! ¡no me dejes!, le decía su Hijo...pero Tenía que hacerlo, el final es para Llorar

Compartir

Comentarios (0)

    Dejar un comentario